viernes, 8 de febrero de 2013

Capítulo 45 x 1 (Finale) Desaparición por aparición




Sorprende gratamente seguir recibiendo visitas a pesar de que Edgar lleva meses desparecido. La historia se resume en muy pocas palabras: herr Pineda supo a la vuelta del verano, y a la vuelta de sus vacaciones en Barcelona, que no sólo regresaba a Austria, sino que iba a tener su propio austriaco. La noticia fue celebrada y, como si el pequeño Pineda estuviera ya ahí, demandando todo lo imaginable, el tiempo se transformó en otra cosa, en algo que transcurre a toda velocidad mientras uno resuelve a contrarreloj asuntos pendientes, asuntos que no se pueden explicar en un blog por demasiado íntimos o demasiado aburridos, pero que absorben las horas y los minutos y hasta los segundos, todo tomado por una febril necesidad de prepararse interiormente, como quien monta una cuna durante nueve meses, para poder acoger al nuevo fichaje con energías renovadas y el horizonte despejado.

Ya sólo quedan dos meses. Hay intención de volver por aquí, de arrancar una second season. Probablemente con otros temas y por lo menos un nuevo personaje, un pequeño mundo dentro del mundo al que hasta ahora estábamos habituados.  

Todo se ha detenido porque todo tiene que volver a empezar.


Hasta pronto,
Edgar




Spoiler: creo que será un dragón, de los buenos (todos sabemos que esto es una serie comercial).












8 comentarios:

  1. Felicitaciones por el nuevo fichaje!
    Se agranda el blog.
    Saludos a la reclutadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Alfon!

      Paso tus saludos a la reclutadora y al fichaje de la temporada.

      Eliminar
  2. Disfruta ! A ver si tengas el tiempo de escribir el blog cuando llegue el dragon...

    ResponderEliminar
  3. A ver, a ver, espero que sí, de momento solo lo veo moverse, rugir en silencio, y trago saliva... Supongo que mi próximo post será sobre pañales, que es lo que estoy estudiando ahora, materiales, cierres, ergonomías, impermeabilidad, velocidades de secado... qué difícil, por dios.

    un saludo,

    Edgar

    ResponderEliminar
  4. Hay que domesticar al monstruo. Suerte.

    ResponderEliminar
  5. http://blogs.elpais.com/mamas-papas/2013/02/pequenios-cambios-que-nadie-te-cuenta-antes-ninios.html

    Ja ! Ja ! Ja !

    ResponderEliminar
  6. Venga escribe hombre, ya habra nacido el pequeño Pineda.
    No te habra comido la burguesía no?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas, Alfon,
    Pues sí, el "pequeño" Pineda (6'5 kg con seis semanas), ya está aquí arrasando con todo.
    La verdad es que el tiempo que me queda lo estoy aprovechando para escribir cosas productivas, o sea que me dan dinero o pueden dármelo en el futuro (ahora la perspectiva a cambiado)
    Pero muchas gracias por los ánimos. Quizá este verano mi situación empieza a asentarse, el Pinedita aprende a dormir seguido, y a mi me queda un poco de inspiración para retomar mis post (que por cierto, ya no serán desde Viena, sino desde Rostock, al norte de alemania).

    En todo caso: ¡un saludo!

    ResponderEliminar